Dl - Dv 8.00 - 19.00 Truca’ns

Jocs Florals i Certamen Literario

joccs-florals

Aquests són els treballs premiats als certamens literaris de secundària de Jocs Florals i Certamen Literario del curs 2018-2019.

Enhorabona als guanyadors i a tots els participants!

 

CATEGORIA F. 1r i 2n d’ESO

 

Prosa/ Amèlia Torruella Vidal-Ribas

 Arrels del temps

Allà era jo. Reposant al capdamunt d’una muntanya. Per cert, una amb unes vistes precioses . El vent bufava, imponent, però a la vegada tranquil·litzador i entrava al meu interior. Aquella sensació em donava malenconia. Em despertava records del passat, de quan era jove i, no tant. Aquelles terres que contemplava havien patit tant. Però allà romanien, fortes i segures, refrescades per una brisa. Us preguntareu què va passar, però no patiu, per això sou aquí.

Ara ja fa molts anys, aquestes terres eren riques en el comerç. Una gran ciutat s’alçava a la llunyania.  Arribaven mercaders des d’alta mar i, d’altres, des de terra. Era una ciutat rica. Els nens corrien pels carrers, els homes i les dones conversaven… Tot seguia el seu curs, però… la felicitat es va acabar.  Un emperador d’una terra llunyana havia sentit rumors d’una terra estranya i fantàstica. Portat per l’enveja, va enviar les tropes a destruir aquella contrada. El dia que els vaixells enemics van arribar, el vent que sempre bufava, va cessar. La gent mirava estranyada aquelles naus estranyes que es dirigien a la ciutat. Al desembarcar els soldats es van dirigir cap allà. Les defenses es van preparar. La gent es va intentar refugiar. Uns quants van arribar a fugir, però la gran majoria no va ser-hi a temps. L’exèrcit enemic era massa poderós. La defensa va lluitar valentament, però, així i tot, no van aconseguir fer recular els combatents. El destí d’aquella ciutat estava decidit.

Va ser terrible, molts civils van morir-hi. Homes, dones, nens… Tots van caure en la batalla. Els pocs afortunats que van sobreviure van fugir de la ciutat i mai no hi van tornar. Es va vessar molta sang. El que un dia va ser una ciutat, va quedar reduït a cendres. Les construccions es van esfondrar. L’únic que va quedar van ser ruïnes. Van morir molts companys meus, tots reduïts a cendres.

Això que explico va passar fa molts anys. En aquells temps jo encara era jove, però ho recordo perfectament. Després d’aquell desastre, la vida a les terres va tornar a florir. Els animals van tornar i les plantes van tornar a brotar. Però els humans mai no ho van fer. La ciutat va romandre allà.  Sent empassada per la vegetació. Oblidada en el passat.

Nosaltres vivim molts anys. Però viure tant de temps té els seus inconvenients. Podem acumular molts mals records. Però les ferides es tanquen. Un exemple és aquella ciutat que es veu més enllà. La meva escorça esquerdada deixa fluir el vent al meu interior. Aquest vent que em porta tants records. Feu-me cas, és millor no oblidar, encara que sigui dolorós, per tal de fer-ho millor.

Escolteu aquest vell roure que roman sol al capdamunt d’una muntanya.


 Poesia/ Júlia Garcia  Rojas

                                                                                                           

El millor regal

Aquell moment que entres a casa

i no saps què passa,

però l’omple d’alegria

aquest moment del dia.

 

Comences a entendre la situació

i acabes perdent la por.

Sents una estranya sensació,

tens a mil el cor.

 

Al principi pots estar xocat

ja que és un fet inesperat,

però al final vas entenent

que serà el teu germà eternament.

 

Hi ha germans que s’odien

i hi ha germans que s’estimen.

Alguns estan enfadats,

altres ja s’han perdonat.

 

Però el més bonic d’aquest món

és tenir germans i germanes

que et donen suport en el teu pitjor malson

i t’ajuden en les males passades.

 

CATEGORIA G. 3r i 4t d’ESO

 Prosa / Berta Sànchez Basora                                                                

 

L’ona

L’Ona flotava, estava embolcada de color blau, preciós. Respirava, lentament, relaxada… Però se sentia atrapada i no sabia què hi feia, allà. Va començar a moure’s, a fer tombarelles. Es movia, molt a poc a poc, primer cap a un costat, amb molt esforç,  fent servir braços i cames i més tard es gronxava cap a l’altra banda per intentar desplaçar-se. No parava de pujar, no perquè ella intentés moure’s cap amunt, sinó perquè surava. De sobte va veure un peix, era al mar. I com respirava? No ho sabia. No valia la pena pensar en allò, no tenia sentit ja que no en tenia cap pista. Va buscar un tub, una bombona… Res, no hi havia res que li indiqués com ho feia, com podia respirar. Va deixar d’intentar-ho. L’únic que va fer va ser observar i esperar. Va passar una manta, enorme; mai n’havia vist cap de tan gran com que ella. Més tard va veure un peix pallasso, increïble: era quatre cops més gran que ella. No podia ser, tot era gegant, fins i tot les gambes eren molt més enormes. Tot s’havia fet gran, o era l’Ona que s’havia encongit? Es va adonar que l’aigua s’havia tornat més clara, s’apropava a la superfície. Un raig de sol la va enlluernar. Tot d’una ho va veure, ho va entendre: l’Ona era dins d’una bombolla, el reflex del sol va ajudar que pogués veure aquella forma arrodonida i multicolor. Li costava cada cop més respirar, l’espai on era es feia petit, se li acabava l’aire. Va apropar-se a una altra d’aquelles esferes multicolors i va travessar la barrera que les separava: per fi, aire. Però, poc a poc, aquesta bombolla també s’encongia, es tornava a quedar sense aire: moriria. Una idea morta. Sí, l’Ona era una idea, un somni… El somni d’una nena de morta. Sí, l’Ona era una idea, un somni… El somni d’una nena de Sud-àfrica d’anar a bussejar, de veure l’aigua, sentir-la. Però a mesura que la nena perdia l’esperança, aquella idea, l’Ona, es moria, s’encongien les bombolles, els somnis d’aquella nena. La bombolla pujava i pujava a mesura que es feia petita, fins que va arribar a la superfície i va esclatar. No havia mort. Estava perduda, enmig d’un mar d’idees, però era viva, era un miracle. Perquè en la tristesa sempre queda un punt d’alegria ; en la foscor , espai amb claror; en la desesperació, una escletxa d’esperança.

 

Poesia/ Clara Bausells Vicente

Món Injust

 Món injust, amb fam i gana,

amb disputes i baralles.

Món injust , entre batalles

amb o sense armes.

 

Tanques, murs i barreres,

plenes de dificultats,

creant noves fronteres

dels poderosos i malvats.

 

Ple de gent maca i sensible,

envoltada de cruïlles.

Ple de gent, sense cap filtre,

que no cuida ni les dites.

 

 

Categoria H.  1r i 2n Batxillerat             

 

Prosa / Ariadna Herrera Freixes

T’odio

Odio els dies de pluja perquè no surt el sol. Odio els dies solejats perquè és quan plou. Odio l’hivern perquè no fa calor i l’estiu perquè no fa fred. Odio que s’acabin les cançons que m’agraden i que mai acabin aquelles que no suporto. Odio les pel·lícules molt llargues i odio quan acaben aviat. Odio el color verd i el fet que a tu t’agradi. Ara, per culpa teva, el verd sempre em recordarà a tu.

Odio aquells pantalons que portes i saps que no m’agraden. Odio que sempre portis els cabells despentinats, però odio que te’ls pentinis. Odio que sempre tinguis la raó (fins i tot quan la tens) i jo sempre intenti negar-te-la.

Odio els dijous perquè em recorden a tu. Odio els divendres perquè em recorden a tu. Odio els dilluns perquè també penso en tu. I odio la resta de dies per no recordar-me a tu.

Odio somiar perquè sempre apareixes en els meus somnis. El pitjor és quan em desperto i ja no hi ets. Odio que sempre te’n vagis.

Odio pensar que mai més ens veurem.  Odio que encara una petita part de mi depengui de tu.

Odio que sempre que somrius em fas somriure a mi també.  I odio que quan vulgui plorar,  sempre ho puguis evitar. Odio que el teu riure sempre es transformi en el meu, que les teves rialles provoquin les meves. Odio no poder fer-te riure tant com em fas riure tu a mi.

Odio que els teus ulls atrapin els meus i que els meus sempre es deixin atrapar. Odio com em parles, com em mires, sobretot, com em mires. Ho odio de la mateixa manera que tu odies no poder evitar-ho.

Odio que t’agradin les mateixes coses que a mi i odio que, a mi, això m’agradi. Odio quan tu estàs lluny i jo tan a prop.

Odio que em tremoli la mà quan escric aquesta carta i odio que potser , per això, mai puguis llegir-la i que això sí que m’agradi.

Odio el fum, odio el plàstic al mar, odio les mentides, odio fer esport i odio no fer-ne,  odio els llocs on no hi ha platja, odio quan les fotos queden borroses, odio les alarmes, odio l’aeroport quan te’n vas i em quedo, odio l’olor de les colònies ( menys les que em recorden a tu, aquelles m’agraden i m’odio per això), odio el soroll de la gent al menjar. Les converses que acaben massa aviat, que se m’enganxi el banyador quan surto de l’aigua. Odio trepitjar un xiclet, odio acabar un llibre que m’agrada molt. Els forats als mitjons nous, que les sabates em facin mal als peus, odio quan hi ha molta gent al metro. Odio moltes coses, moltíssimes, però t’odio a tu molt més: la teva veu, la teva cara, les teves expressions. Odio que tu siguis tu i que jo sigui jo.

 

Però fa por pensar que un dia odiaré altres coses. Odio pensar que et substituiré. Odio no odiar res d’això i el que més odio, en els fons, és que no t’odio. Ni tan sols una mica, en absolut. En el fons no t’odio, sinó que t’estimo. T’estimo perquè odiem les mateixes coses.

Poesia / Marina Badia Martínez

 

La ploma estilogràfica

Avui us vull explicar

la història de la ploma

del que me’n puc recordar

mig seriós i mig en broma.

 

Jo no era pas d’escriure

ni tampoc de dibuixar

però sí amb un somriure

la volia utilitzar.

 

Em llevava al matí

per poder il·lustrar,

com si fos un pergamí,

la llibreta d’estudiar

 

Quan la tinta s’acabava

la tornava a carregar

amb la negra o amb la blava

segons què volia guixar

 

L’escriptura és més bonica

cada lletra és diferent

No s’assembla ni una mica

als escrits de l’altra gent.

 

Amb la ploma sóc feliç,

perquè puc fer meravelles;

amb un escrit molt precís

i filigranes molt belles.

 

des que la vaig descobrir

No la vaig abandonar,

per poder-me divertir

el bolígraf vaig deixar.

 

La meva estilogràfica

tenia nom de muntanya

i una estrella màgica

a la punta de la banya.

 

Tot mirant la serralada,

assegut des del meu banc,

la ploma l’he anomenada

estilogràfica Montblanc

 

 

Categoría A   1º y 2º ESO

 

POESÍA                                                      Adrià Albesa Sánchez  2º ESO  A

Avestruz de la pradera

De avestruz un huevo,

un día cayó al suelo.

 

El animal salió deformado,

y sin sus padres a su lado.

Nadie se lo podía quedar,

porque al norte tenían que migrar.

Aunque no podía alzar el vuelo,

no dio por vencido el duelo.

Estaba solo y desolado,

en tierra se había quedado.

 

Un día se encontró a un elefante,

era grande y galante.

Le dice al pequeñajo,

-“Eres feo, pero majo.

Explícame por qué estás solo”

-“Porque no puedo volar,

solo correr y caminar.”

-”No te preocupes, yo tampoco vuelo,

y no me lo tomo con tal desespero.

Aquí, en la pradera se vive bien,

la diversión existe aquí también.”

-”Tienes razón,

No hay ningún problema, no necesito solución.

 

El tiempo rápido pasó,

y el animal el tema olvidó.

vivía con otros animales,

que eran mucho más leales.

La avestruz alegre vivió,

y la historia así acabó.

 

 

PROSA                                                                     Adrià Pareja  2º ESO  B

Blanco

En blanco,. Es lo único en lo que podía pensar. Un libro entero. “Date prisa, Jeff. “No te dará tiempo Jeff”. Parecía que no, pero estaban en lo cierto. No me dio tiempo, y en menos de seis horas tendría que pagar por mis errores. Seis horas para la desgracia. Seis horas para la ruina. Esto era mi última, aunque no única, oportunidad para salir de mi desastrosa situación, Yo había desaprovechado todas mis oportunidades. Todo acababa igual. En blanco. Lienzos, informes, guiones,todo. Las consecuencias serían terribles, y lo sabía. Desde hace mucho tiempo se lo debía. No sabía qué hacer. “¿Afrontar las consecuencias?””No, eso nunca”. El yo de antes era irresponsable, y no pretendía que le evitaran salirse con la suya. Empezó a planear una huida perfecta, para escapar de las garras de sus perseguidores. Lo planeó hasta el más mínimo detalle. De manera que, cinco horas después, a menos de una hora de la catástrofe, llevó a cabo su plan. Con el sonido del timbre, entró al edificio principal y se metió de lleno en la multitud. Salió por el otro lado, dejando atrás a la gente. Finalmente, vio su último obstáculo, la gran puerta y el guardia.

Desgraciadamente, el guardia vio a Jeff, y lo acompañó hasta la clase de literatura, donde confesó que no había hecho los deberes.

                                   

Categoría B   3º y 4º ESO

POESÍA                                                                                                Edu Garcés  4ºESO B

 

Analizar es un acto muy frecuente,

sirve para saber cuáles son los componentes,

si un arma es potente.

o en el caso del humano, para saber si mientes.

 

Sin embargo, hay cosas que no se pueden analizar,

como cuántos peces hay en el mar

o por qué a veces actuamos sin pensar,

sin tener en cuenta lo que nos puede pasar.

 

A esos actos yo les llamo indefinidos,

hechos espontáneos que se cruzan en nuestros destinos

o decisiones importantes que te harán ser diferente,

porque no hay dos personas con el mismo corazón ni mente.

 

Y si analizas la brisa que te ciega al caminar

y descubres que es un sueño del que no puedes despertar,

o si analizas el porqué estás tú en este planeta

y descubres que el que está fue el primero en llegar  a la meta.

 

Son paranoias mentales que no te dejan dormir,

pero debes dejar de analizar, y empezar a vivir.

 

 

PROSA                                                                          Sara Ibáñez  3ºESO A

 

Casual Affaire

 

Bien, no sé cómo empezar esta historia, lo más fácil será presentarme: Me llamo Ashley, Ash para amigos y algún que otro familiar, soy de Nueva Jersey, odio el queso y toco el bajo en una banda con los tipos más raros del mundo.

Todo empezó un querido siete de septiembre, dos días después de que empezáramos el  instituto, apareció por la puerta un chico nuevo, de última hora.

“Ash no empieces con tus tonterías, sabes que como todos los alumnos nuevos, se hará popular y no sabrá de tu mismísima existencia.”

En parte tenía razón, soy un desastre socializando, llevo seis años seguidos estudiando con las mismas personas ni apenas me hablo con  una. Bueno, volviendo al tema, me quedé mirando su mochila (sí, soy la rarita que le gusta mirar mochilas) y estaba llena de parches que desde casi el final de la clase no se pueden distinguir de qué son , solo me quedé mirando.

-De acuerdo, este es Arthur y a partir de ahora va a formar parte de esta bendita y maravillosa clase- Se notaba la cara de agobio del profesor y sus ganas de querer irse de una vez de allí.

-Siéntate donde quieras

Se dirigió a la última fila y cuando pasó por mi lado logré distinguir uno de los parches. Palaye Royale.

Me quedé pensando en él toda la mañana. Lo único que se me venía a la cabeza era aquel chico misterioso de la última fila al que también le gustaba Palaye Royale. No tenía pinta de volverse popular, de hecho la gente ya le había puesto un mote: Arthur Page alias The hush boy.

Pasaron los días y todavía no le había dirigido la palabra, solo para presentarme, pero mi obsesión por él seguía igual, Dios parecía una psicópata

“Es que lo eres, no lo conoces ni de dos semanas y ya te has imaginado un futuro perfecto junto a él, vamos deja de soñar por un día, coge ese bajo y ponte a tocar, quizás logres encantarlo de esta manera.”

-Sí claro, mi bajo…

Pues sí, tengo un bajo y me encanta. Me desestresa de todo, cuando mis manos pasan por las cuerdas siento que toda mi angustia se va, que con unas simples notas lo puedo cambiar todo. Esa es la magia de la música.

“Oh, Ashley la poética. Ojalá tuvieras el mismo encanto fuera de tu mundo”

Me puse a tocar una de mis canciones favoritas, cuando recordé que tenía que hacer un encargo de mis padres. Tenía que ir a recoger un adorno a una tienda de antigüedades, así que recogí todo y bajé corriendo a la calle. Cogí el autobús y me dejó delante de la tienda, entré e hice lo que tenía que hacer para recoger el dichoso adorno. Decidí volver caminando.

“¿De verdad? ¿Otra vez? ¿No tienes otro sitio más interesante al que ir que no sea la tienda de discos?”

  • Déjame en paz, ¿vale?

“Eso sí que ha sido patético; te acabas de tropezar por discutir con tu propia conciencia”

  • Entonces te ignoraré

“No, no puedes hacer eso, estoy dentro de ti, no puedes ignorarme así como así”

Entré en la tienda sin siquiera saber lo que estaba buscando, típico de mí y de mucha gente, así que empecé desde la “A”

“Te acabas de chocar con alguien, eres una torpe hasta para mirar discos”

No, no podía estar sucediendo. Hoy no.

-Oye, ¿Tú no eres Ashley? La que va a mi clase.

-Em … Sí ¿por?

-Veo que a ti también te gusta Black Veil Brides y por la canción que estabas escuchando ayer en clase, también te gusta Palaya Royale. Tienes un buen gusto musical.

-O-Oh gracias, de hecho me sé todas sus canciones en el bajo, eso es lo que pasa cuando estás sola todas las tardes en tu habitación- Me reí, había sonado estúpido.

-No eres la única, hasta que no empecé la banda me escribí toda su discografía en una libreta para luego aprenderme cada canción de memoria- Soltó una carcajada.

-Así que tienes una banda… interesante- Lo miré con cara de suspense, a lo

CSI: Miami

-Sí, algún día te presentaré a los chicos y probaremos tus dotes como bajista.

-Claro, genial, ya nos hablaremos. Hasta la próxima.

-Igualmente.

“Perfecto, acabas de hacerte amiga de un chico al que le gusta la música medio satánica y su armario solo conoce el color negro. Estoy orgullosa de ti, ahora ve y pregúntaselo a tus padres a ver qué dicen, inteligente.”

Acababa de hacerme amiga de la clase de chicos con los que mis padres no quisieron que estuviera, pero qué más da, son como yo, distintos, únicos cada uno con sus rarezas y eso que solo había conocido a su “representante”. No hay nada de malo en tener amigos “diferentes”.

Volví a casa con el adorno, lo puse en la mesa y me fui a mi habitación a practicar alguna canción de Palaye Royale hasta que me cansé, ya tenía los dedos rojos y todo.

***

 

Las clases se me pasaban volando, me moría de ganas de conocer al resto de la banda, de repente tenía a un futuro Andy Black enfrente de mí.

-Ven, te tengo que enseñar una cosa.

Llevada por la curiosidad le seguí. Estuvimos caminando durante quince minutos hasta que se paró enfrente de un garaje con la puerta verde fluorescente. Arthur me cogió de la mano y me hizo entrar.

“Ash. en qué diablos te acabas de meter, y ¿si de repente no son tan buena gente como decían?,y ¿si en realidad son unos secuestradores que te drogan y amaneces en un sótano? deberías habértelo pensado antes, a veces eres tontita”

-Chicos, os presento a Ashley, va a ser nuestra bajista y espero que también nuestra amiga.

-¿Hola?- Había tres chicos sentados en un sofá. Uno tenía el pelo más planchado que cualquier chica, el otro tenía un afro  chulísimo y el último tenía una parte del pelo verde y la otra negra.

-Vale. Ash, este es Denís (pelo bicolor), ese es Adam (pelo planchado) y por último pero no menos importante, este es Vic (pelo afro). Todos aquí somos amantes del Punk así que siéntete como en casa- Ante eso sonreí y cogí el bajo que tenía atrás e intenté seguirles la canción.

Nos pasamos cuatro horas tocando, riendo, alguno fumando e improvisando solos o cantando cosas ridículas.

“Llevas cuatro horas en un garaje con cuatro tipos desconocidos a los que la droga les ha afectado antes de tiempo y tus padres no saben nada, estás metida en un buen lío.”

-Creo que me tengo que ir- Había olvidado por completo a mis padres al estar tan sumergida en mi ambiente. Corrí lo más rápido que pude hasta mi casa donde me encontré lo que me esperaba.

Unos padres enfadados en el comedor.

-Estaba con la banda- Me apresuré a decir antes de largarme a la habitación.

No contestaron, solo se quedaron allí. Creo que fue el primer acto razonable que mis padres habían hecho por mí.

“Bonita historia, pero ¿cómo acaba?

¿Qué? Si esto es solo el comienzo…

 

Categoría C  1º y 2º Bachillerato

 

POESÍA                                                                        Chloe Parra 1º Bachillerato B

 

La calle de los cristales

 

Roto el cristal,

la rosa punzante

una gran mentira.

 

Pétalos marchitos

del color del cielo,

hojas rotas que llevan veneno.

 

La lluvia cae

y las gotas acarician,

las heridas y las limpian.

 

Sin calor

sin luz

sin aire.

 

Efímero el rayo,

que la iluminó

desde esa ventana.

 

La rosa marchita

de color oscuro,

cae al desnudo.

 

Pobre rosa que ya no es rosa,

solo una flor

marchita y dolida.

 

Otra mentira,

que vence la vida

de una punzante.

 

Roto el cristal

acaba otra vida

en un  portal.

 

 

 

PROSA                                            Daniel Ruiz de Erenchun 1º Bachillerato A

Baños con paraguas

Érase una vez un mundo en el que la lluvia no cesaba. Llovía día y noche sin tregua ni descanso; las gotas de agua llenaban la atmósfera y la humedad del aire se pegaba a la piel de sus habitantes. Las nubes grises sempiternas cubrían en el cielo, y nunca se veía más allá de esa capa de esponjosidad gris. De hecho, tal era su ignorancia que los habitantes desconocían la existencia del cielo; creían que las nubes eran el cielo, que el cielo eran las nubes, y que nada existía más allá de ese velo gris.

 

Con los años, el agua de lluvia acabó inundándolo todo: las calles, las casas, los campos, las playas, los desiertos; las montañas incluso. No cuestiones la física ni la geografía de ese planeta…sencillamente era así. Todo estaba cubierto por una capa de agua, que las lluvias alimentaban y mantenían como carbón reavivando el fuego.

 

La gente que vivía ahí no era distinta a ti o a mí, y tenía una vida como la de cualquiera: trabajaban, paseaban, comían, cuidaban de sus familias, tenían problemas y alegrías… Vivían y morían, conviviendo con esa eterna cortina de agua en el exterior y con las inundaciones, que les calaban todo el cuerpo estuvieran donde estuviesen.

 

Observando las calles, te dabas cuenta de que, aunque todas esas figuras cargaban con un paraguas por encima de sus cabezas, ninguna se preocupaba por las anegaciones que cubrían sus piernas, y que mojaban y estropeaban sus zapatos, abrigos y bolsas. Estaban tan concentrados en que los paraguas los protegieran bien de las débiles lluvias que, en cambio, se habían olvidado de preocuparse por sus piernas. Estas, acababan mojadas y sucias, mientras que su parte superior estaba intacta.

 

Tal hipocresía, sin embargo, no era su culpa. Desde que eran pequeños habían sido educados para anteponer la maldita lluvia ante todo el resto. Era estúpido pensar que esa fina lluvia pudiera importar más que las corrientes de agua que se movían por todo el planeta, pero aún más estúpida era la razón de esa jerarquía de prioridades. No eran tan importantes las inundaciones como la llovizna porque lo primordial era, al fin y al cabo, el pelo. ¡Qué sería de toda esa pobre gente, si sus perfectos peinados se movían lo más mínimo! Mejor romperse una pierna por no mirar dónde pisaban que permitirse un pelo mojado fuera de lugar.

Caminaban en ese charco de agua sucia cada día al salir de casa, y al volver, sin ponerle remedio alguno. Caminaban entre más gente igual que ellos mismos, solo preocupándose por protegerse de la garúa con el paraguas, como hormiguitas en fila por la calle. Tristemente, seguían sin ver el problema más significativo de todos: estaban caminando en aguas turbias que, tarde o temprano, acabarían por ahogarlos a todos.

 

¿Cómo es posible que no se dieran cuenta? ¿Por qué se ofuscaban tanto en un punto tan irrelevante de la vida, y por qué no podían ver cuál era el problema de verdad? Cavaban su propia tumba cada día, pero eran incapaces de salir de su hipnosis,

 

Claro que había gente que veía el problema, pero más sencillo era apartar la mirada y hacerse el ciego que hacer frente a la realidad. ¡Protéjanse el pelo! No vaya a ser que mueran ahogados con un peinado horrendo.

 

Y ahora, si se lo permites, este humilde narrador quisiera contarte un secreto. Este mundo, este mundo de falsedad e hipocresía, es real. Tal vez no esté lleno de agua, pero sí que lo está de problemas; problemas reales e imaginarios que pocos son capaces de ver. Este mundo existe de verdad y está frente a tus ojos todo el rato. De hecho, tú formas parte de él. Es tu mundo y mi mundo.

 

Nuestro mundo.

 

 

Comments are closed.